Text

Perdónate por no ser el más rico, el más alto, el que tiene el mejor cabello. Perdónate por no ser el más exitoso, el más lindo o el que tiene el mejor auto. Perdonarte por no ganar siempre. Perdónate por tener miedo. Pero nunca te perdones a ti mismo por no intentarlo.

Quote
"

“Cada mañana en África una gacela se despierta. Sabe que tiene que correr más rápido que el león más rápido para no morir ese día.

Cada mañana un león se despierta. Sabe que tiene que alcanzar a la gacela más lenta para no morir de hambre.

Moraleja: no importa si eres el león o la gacela. Cada día cuando salga el Sol, ¡corre!“

"

— Herb Caen

Text

Decálogo de las criaturas de la noche

• Guárdate de lo que brille demasiado.

• No temas a tu propia sombra.

• Ama como un mortal.

• Ambiciona como un inmortal.

• Come solo por necesidad.

• No quieras poseer lo que no necesitas.

• Huye de quien te tema.

• Mira a los ojos a tus víctimas.

• Da y toma con intensidad.

• Nunca mires atrás.

Text

Cuenta la leyenda que cuando Dios fundó el mundo, le preguntó al lobo:
—¿Quieres que te ponga un cencerro al cuello?
Y el lobo contestó:
—No, porque si lo haces todos me oirán.
Dios dijo entonces:
—¿Quieres que te amarre con una soga?
—No —respondió el lobo—, porque si lo haces querrán dominarme.
Entonces Dios preguntó:
—¿Qué quieres, pues?
Respondió el lobo:
—Quiero ser libre para hacer lo que quiera sin rendir cuentas a nadie.
Y Dios dijo:
—Así sea.

Quote
"

Un escritor debe aprender a vivir con el hecho de que la mitad de la gente que conoce le preguntará; «¿De dónde saca sus ideas?» Y si escribe ciencia ficción, la pregunta puede tomar otro giro: «¿De dónde saca esas ideas absurdas?»

La respuesta, naturalmente, es: De todas partes.

"

— Paul Anderson

Text

Cita de Elegía

Aquí, donde los hombres se sientan y oyen sus mutuos quejidos;
donde la parálisis agita algunas, tristes, últimas canas,
donde la juventud palidece, adelgaza como un espectro y muere;
donde tan solo pensar es estar lleno de tristeza […]


«Oda a un ruiseñor», John Keats

Text

Yo no se por qué

Yo no sé por qué hay personas que han decidido ganarse la vida de este modo -como un señor muy notable que se apellida Chomsky-, y que de pronto crean unos arrebatos y unas disquisiciones lingüísticas aterradoras. Yo sueño en un mundo de educación en nuestros países de Hispanoamérica, en que sólo se estudie la gramática allá en la última secundaria, en la primera preparatoria o en la profesional, y que todas las niñas y los niños del mundo de habla castellana sean dichosos leyendo en voz alta, recitando, cantando y luego escribiendo.

Juan José Arreola, 1984

Text

La mayoría de las personas que viajan al Polo Norte lo hace en avión. Algunos han sido menos convencionales. En 1987, el japonés Fukashi Kazami lo hizo en una motocicleta de 250 cc. En 1989, el explorador inglés Robert Swan se convirtió en el primer hombre que llegó a pie hasta ambos polos.

Tags: curiosidades
Photo
Educación

Educación

Quote
"

LA VÍBORA

Durante largos años estuve condenado a adorar a una mujer despreciable
Sacrificarme por ella, sufrir humillaciones y burlas sin cuento,
Trabajar día y noche para alimentarla y vestirla,
Llevar a cabo algunos delitos, cometer algunas faltas,
A la luz de la luna realizar pequeños robos,
Falsificaciones de documentos comprometedores,
So pena de caer en descrédito ante sus ojos fascinantes.
En horas de comprensión solíamos concurrir a los parques
Y retratarnos juntos manejando una lancha a motor,
O nos íbamos a un café danzante
Donde nos entregábamos a un baile desenfrenado
Que se prolongaba hasta altas horas de la madrugada.
Largos años viví prisionero del encanto de aquella mujer
Que solía presentarse a mi oficina completamente desnuda
Ejecutando las contorsiones más difíciles de imaginar
Con el propósito de incorporar mi pobre alma a su órbita
Y, sobre todo, para extorsionarme hasta el último centavo.
Me prohibía estrictamente que me relacionase con mi familia.
Mis amigos eran separados de mí mediante libelos infamantes
Que la víbora hacía publicar en un diario de su propiedad.
Apasionada hasta el delirio no me daba un instante de tregua,
Exigiéndome perentoriamente que besara su boca
Y que contestase sin dilación sus necias preguntas,
Varias de ellas referentes a la eternidad y a la vida futura
Temas que producían en mí un lamentable estado de ánimo,
Zumbidos de oídos, entrecortadas náuseas, desvanecimientos prematuros
Que ella sabía aprovechar con ese espíritu práctico que la caracterizaba
Para vestirse rápidamente sin pérdida de tiempo
Y abandonar mi departamento dejándome con un palmo de narices.
Esta situación se prolongó por más de cinco años.
Por temporadas vivíamos juntos en una pieza redonda
Que pagábamos a medias en un barrio de lujo cerca del cementerio.
(Algunas noches hubimos de interrumpir nuestra luna de miel
Para hacer frente a las ratas que se colaban por la ventana).

Llevaba la víbora un minucioso libro de cuentas
En el que anotaba hasta el más mínimo centavo que yo le pedía en préstamo;
No me permitía usar el cepillo de dientes que yo mismo le había regalado
Y me acusaba de haber arruinado su juventud:
Lanzando llamas por los ojos me emplazaba a comparecer ante el juez
Y pagarle dentro de un plazo prudente parte de la deuda,
Pues ella necesitaba ese dinero para continuar sus estudios
Entonces hube de salir a la calle a vivir de la caridad pública,
Dormir en los bancos de las plazas,
Donde fui encontrado muchas veces moribundo por la policía
Entre las primeras hojas del otoño.
Felizmente aquel estado de cosas no pasó más adelante,
Porque cierta vez en que yo me encontraba en una plaza también
Posando frente a una cámara fotográfica
Unas deliciosas manos femeninas me vendaron de pronto la vista
Mientras una voz amada para mí me preguntaba quién soy yo.
Tú eres mi amor, respondí con serenidad.
¡Ángel mío, dijo ella nerviosamente,
Permite que me siente en tus rodillas una vez más!
Entonces pude percatarme de que ella se presentaba ahora provista de un pequeño taparrabos.
Fue un encuentro memorable, aunque lleno de notas discordantes:
Me he comprado una parcela, no lejos del matadero, exclamó,
Allí pienso construir una especie de pirámide.
En la que podamos pasar los últimos días de nuestra vida.
Ya he terminado mis estudios, me he recibido de abogado,
Dispongo de buen capital;
Dediquémonos a un negocio productivo, los dos, amor mío, agregó
Lejos del mundo construyamos nuestro nido.
Basta de sandeces, repliqué, tus planes me inspiran desconfianza,
Piensa que de un momento a otro mi verdadera mujer
Puede dejarnos a todos en la miseria más espantosa.
Mis hijos han crecido ya, el tiempo ha transcurrido,
Me siento profundamente agotado, déjame reposar un instante,
Tráeme un poco de agua, mujer,
Consígueme algo de comer en alguna parte,
Estoy muerto de hambre,
No puedo trabajar más para ti,
Todo ha terminado entre nosotros.

"

— Nicanor Parra